Un día para A G R A D E C E R

La fascinación que gira entorno al último jueves de noviembre en el vecino país del norte, que logra abarrotar líneas aéreas y terrestres y reunir a más familias que en Navidad, me hizo llamar a Susan Mc Millan, excolaboradora de Loyola y oriunda de Estados Unidos, para pedirle un ratito de su tiempo y platicar sobre la importancia de esta fecha.


Para empezar, me aclaró algo importante: no es una celebración religiosa. Todas las personas de todas las culturas, sin importar sus creencias, pueden festejar el Thanksgiving, y tal como indica su nombre, es un día para dar gracias.


Es un momento que invita a las familias a tener un día en el año de convivencia, y la comida casera, esa que sólo tu mamá o tu abuelita saben hacer, es siempre un gran imán para que puntualmente se sienten todos a la mesa.


Claro, si nos remontamos a sus orígenes, la historia nos cuenta que el Día de Acción de Gracias rememora aquella primera cosecha que obtuvieron los británicos recién llegados al nuevo mundo en el año 1621, y que compartieron como un banquete de tres días con los nativos Wampanoag, ubicados en el actual territorio de Massachussets.


American Thanksgiving | Foto: Getty Images

Sin embargo, a quien se debe agradecer que el Thanksgiving sea un día feriado nacional es a Abraham Lincoln quien en octubre de 1863, en plena Guerra de Secesión y después de leer la campaña de la escritora Sarah Josepha Hale* a favor de esta festividad, encontró en este un evento que uniría a todo el país.


Por supuesto, no podemos ser tampoco indiferentes y debemos mencionar que desde 1970 las comunidades indígenas celebran en esta fecha el Día Nacional de Luto, con el fin de recordar la opresión, el genocidio y robo de tierras vivido a manos de los colonos británicos.



En Loyola, siempre hemos fomentado la celebración de este día como uno enfocado a reflexionar y agradecer "tanto bien recibido", como diría San Ignacio de Loyola. Una oportunidad para vernos y decir en voz alta que sin esa persona, ese maestro o maestra, ese amigo o amiga, la vida no es la misma.


Para Susan, el secreto de la felicidad es la gratitud, estar contento con lo que se tiene y con quienes están a tu alrededor. Y esto toma gran relevancia este año. Así que ¿por qué no preparar algo especial en casa? Aquí te dejamos unos tips:


La cena es muy similar a una cena navideña, las familias empiezan las faenas culinarias desde un día antes.


El pavo es la pieza central en la mesa, generalmente acompañado de lo que llaman stuffing, una mezcla de cubos de pan, apios, hierbas finas, sal y pimienta, con lo que se rellena el pavo y se cocina para que adquiera toda esa textura jugosita y suculenta. Te dejo arriba una receta para que pruebes.


En algunos supermercados puedes encontrar el pan en cubos y no es necesario que compres todo un pavo, puedes comprar pechugas ya cocidas que sólo deberás meter al horno para calentar.


Una buena salsa de arándanos brindará el toque justo de acidez para acompañar el pavo, el stuffing, el puré de papa y el elote con mantequilla derretida y miel que también está presente en una mesa de Thanksgiving.


Si quieres ponerte muy tradicional, uno de los acompañamientos clásicos que deben estar en tu menú es una green beans casserole, una mezcla que tiene por base ejotes, cebolla y tocino de la que te dejo la receta aquí.


Ahora que si eres de paladar aventurero, la siguiente opción te caerá como anillo al dedo: Candied Yams. Camotes dulces con nuez y malvaviscos derretidos encima...


A riesgo de decir una tontería, esta combinación de sabores me recuerda a la tradición de untarle merengue del pastel al tamalito en las fiestas de cumpleaños. A muchos les encanta, a mí no tanto. Perdóname, hermana república de Yucatán, te he fallado.


Pero, si se te antojó este platillo, te dejo una receta aquí para que pruebes en casa.


Para finalizar tu cena, el pie de calabaza es el postre predilecto en esta fecha, la pieza que cierra con broche de oro una velada en la que por turnos pueden ir diciendo en voz alta aquello que agradecen este año o bien, por sugerencia de Susan, escribir los agradecimientos en papelitos, colocarlos en un recipiente e ir sacando uno a uno para leerlos.


¿Te animarás a hacer un Thanksgiving en casa? Cuéntame.


Ser para los demás.


Foto: E! Online
Macy's Thanksgiving Day Parade | Foto: E! Online

*Dato curioso: Sarah Josepha Hale es la autora de la famosa canción "Mary had a little lamb".

* Macy's Thanksgiving Day Parade, una tradición de más de 90 años que se vive en la calle 34 de la ciudad de Nueva York. Al final de cada desfile, la aparición de Santa Claus marca el inicio de la temporada navideña. Este año la transmisión será completamente virtual. Encuentra más información aquí




42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo