top of page

Cinco tips para organizarte mejor

Inicias el año y tienes la agenda/planeador ultra aesthetic, con los stickers y los post it más lindos, el set de plumas, plumones y resaltadores perfectos para no olvidar ni una sola fecha, entrega, evento o proyecto.


Empiezas las primeras semanas súper motivado/a, todo está en orden por dentro y por fuera, pero por alguna razón, al poco tiempo vas perdiendo el ánimo, apuntarlo todo se vuelve una carga, los pendientes del día a día se van acumulando, comienzas a procrastinar y termina tu vida entera hecha un caos...


¿Te suena familiar? La realidad es que todos y todas hemos pasado por eso. Si bien una buena organización del tiempo nos permite cumplir con los deberes, reducir los niveles de estrés/ansiedad, tomar mejores decisiones, entre otros beneficios, se requiere de mucho esfuerzo y constancia. Sin embargo, como nada es imposible, te compartimos cinco consejos para que pongas en práctica y logres generar estrategias que te permitan hacer de la organización del tiempo un hábito de vida.


1. Reflexiona en qué inviertes tu tiempo

Saber cómo usamos nuestro tiempo nos permitirá ser conscientes de las cosas que nos distraen de lo verdaderamente importante. Tómate unos minutos y analiza aquellas cosas que roban tu atención (dispositivos, series/tv, videojuegos, etc.), una vez detectadas establécete tiempos límite para estar en ellas.


2. Haz listas de tareas


No te des por vencido/a con ese planeador tan bonito, úsalo y apunta todas las tareas o pendientes día a día. Si eres más tecnológico, usa tu dispositivo favorito para hacerlo. Escoge un momento en tu día que te permita enfocarte en la lista, puede ser temprano en la mañana o también antes de dormir (lo que te ayudará a dormir más tranquilo/a).


Puedes incluir en tus listas el orden de importancia (lo más urgente primero), nivel de dificultad (lo más fácil primero), los tiempos (cuánto tiempo te llevará hacer cada cosa), detalles de cada tarea (datos, nombres, correos) que te servirán para realizarla.


Para aquellos proyectos que requerirán una inversión de tiempo considerable, una opción es dividir el proceso en tareas más pequeñas a lograr. De esta forma tendrás la sensación de estar alcanzando la meta sin sentirte abrumado/a en el camino.


Finalmente, no olvides darte tiempos de descanso entre tareas. Camina, estírate, toma agua, sobre todo si has pasado más de una hora frente a la pantalla.


3. Ordena tu vida

Sí, parte de tu rutina diaria debe ser mantener el orden de tus espacios.


Limpia y deshazte de todo lo que no te sirva o ya no utilices. Asigna un lugar para cada cosa: lápices, plumones, colores, papelería...


Un lugar de trabajo con buena iluminación, música agradable o una plantita linda te ayudarán a ser más productivo/a y a mantenerte mejor enfocado/a.


4. Olvídate del multitasking

No, no podemos hacer más de dos cosas a la vez. Es un mito. Ni siquiera las computadoras o dispositivos hacen todo a la vez, corren programas según lo que requerimos las y los usuarios, pero uno queda como principal y los demás en segundo plano.


Intentar ser multitasker puede perjudicarte, pues atender diversas cosas al mismo tiempo te hará menos eficiente con tu tiempo, concentración y calidad de tus resultados.


5. Practica el mindfulness

Es una realidad que vivimos inmersos en un mundo lleno de distractores. Los tiempos de concentración se han reducido y resulta necesario darnos el tiempo de vivir, sentir y experimentar de forma plena. Estar en el aquí y en el ahora, darle nuestra atención total a lo que estemos haciendo, con quienes estemos, sin pensar en lo que viene o lo que dejamos atrás.


¿Qué tal si empiezas hoy?





Fuentes:

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page