Una celebración íntima llamada Janal Pixán


La tradición de celebrar el Janal Pixán en Yucatán es sinónimo de misticismo, familia, cariño, sabores y olores que no se te olvidan nunca.


Aunque sus orígenes se remontan a la conquista española y el adoptar la tradición católica de celebrar a los santos de la Iglesia, los mayas tenían conocimientos sobre el alma y recurrían a sus ancestros en diversas celebraciones calendáricas o conmemoraciones de gobierno. Curioso es que, tantísimos años después, aún exista la costumbre en muchas familias de conmemorar aniversarios de muerte o fechas especiales.


Hace unos días tuve la oportunidad de platicar sobre el tema con el maestro Eduardo Puga, arquéologo y docente de nuestra Comunidad, y algo que me llamó mucho la atención fue el incapié que hizo al decir que el Janal Pixán era una celebración íntima que no debía estar sujeta a normas.


A veces, los concursos de altares y exhibiciones en diversos lugares nos hacen olvidar que lo más importante es el homenajear a nuestros seres queridos, recibirlos a través de nuestros altares y abrigarnos con su recuerdo...


Y si bien hay una lista de elementos que deben tener los altares, que varían entre las familias y se adaptan a los cambios que se dan en tiempo, algo muy importante que no debemos olvidar nunca son las velas presenciales. Estas velas, que se colocan en la base del altar son -de acuerdo con el maestro Eduardo Puga- el motor que da inicio a todo el Janal Pixán. Una vez que tenemos todo dispuesto, debemos encenderlas mientras nombramos a nuestros seres queridos para darles la bienvenida y siempre mantener una encendida a modo de capilla ardiente.


Otro punto que en ocasiones causa confusión es el cuidado del altar. Debemos recordar que tal como sucede cuando recibimos visitas en casa, nuestros seres queridos merecen lo mejor que podamos ofrecerles y colocar en el altar desayuno, almuerzo y cena. Los alimentos deben estar calientitos para que se pueda absorber su esencia y pasados unos 30 minutos (lo que tarda una persona normalmente en comer) podemos repartirlos entre quienes estén en casa. Esto se debe realizar durante los días 1 y 2 de noviembre.


Importante también es recordar que a los ocho días -o el último día del mes de noviembre- se celebra el conocido bix, que en maya significa "repetición" y donde se vuelven a poner los elementos de altar para despedir a nuestros seres queridos. No debemos olvidarnos de colocar una vela en la puerta o en el patio para alumbrar el camino de regreso a las ánimas.


¿Y cómo escribirlo?


Esta es una pregunta que incluso los yucatecos nos hacemos. Sobre este punto, el maestro Lalo comenta que en 2006 se estableció un acuerdo entre maya hablantes para que se respetara la forma tradicional con "J": JANAL PIXÁN aunque, si por costumbre lo escribes con "H" no pasa nada, no es el fin del mundo tampoco.


El significado se me hace de lo más interesante, seguramente has escuchado la traducción "comida para las ánimas", pero Lalo me cuenta que la palabra Janal -nombre que se le da a las comidas ofrecidas en celebraciones importantes y para mucha gente, como bodas- tiene el componente jan que significa "deglutir" o "comer sin masticar", relacionado directamente a la forma en la que los difuntos absorben la esencia de los alumentos. Por otro lado, la palabra Pixán que se traduce como ánima, también se compone de dos partes: pix que significa "envuelto en tela" y an que significa "hacer algo". De esta forma, la palabra estaría describiendo cómo son los difuntos, misma que coincide con las anécdotas de la gente que asegura haberlos visto. En estas narraciones, generalmente mencionan que llevan una tela que les cubre el rostro y cargan una vela en la mano.


Sobra decir que la época da pie a una serie de relatos y leyendas misteriosas que seguramente has escuchado sobre los infortunios sufridos por aquellos que no dejaron limpia su casa o no le dieron la importancia debida a sus difuntos... sea verdad o no, todos enriquece aún más la atmóstfera que se vive en estos días y que es el pretexto perfecto para estar en familia.


¿Quieres saber más sobre los orígenes, preparativos y duración de esta celebración tan especial? Aquí te dejo la entrevista con el maestro Eduardo Puga. Espero que te guste.




Ser para los demás.

© 2020 por Loyola Comunidad Educativa >>> Contacto: info@serloyola.edu.mx  >>>  Llámanos: +52 (999) 941-5454 / 55